INTEMPERIE. 2014.

Proyecciones en la casona María Luisa y la estación ferroviaria Tres Cuervos, en el marco de la bienal 2014 del Museo de Arte Contemporáneo de Bahía Blanca.

Intemperie - proyección 15may14 - 01 .jpg

Con Intemperie nos propusimos poner en relación dos arquitecturas distantes -la estación ferroviaria Tres Cuervos, en cercanías a la localidad de Darregueira, y la casona María Luisa, actual sede del Museo de Bellas Artes de Bahía Blanca-, a través de proyecciones realizadas en uno y otro sitio, o mejor dicho, a través del juego, en uno y otro espacio, entre la luz de un proyector y la variable luz del día.

Un poco a contramano de la “replicabilidad infinita” y de la “transmisibilidad posterritorial” que solemos ponderar en las imágenes contemporáneas, a contrapelo de su creciente nitidez y eficacia espectacular, acá la idea fue materializar proyecciones que ganen nitidez durante las horas de sombra y se difuminen con el sol hasta convertirse en puro concepto, es decir, en películas que sabemos que están ahí aunque no vemos.

Sobre una de las ventanas de la María Luisa proyectamos aquello que se ve desde una de las ventanas de la estación Tres Cuervos: un tren de carga cruza la pampa en dirección al puerto de Bahía Blanca. Esta video instalación, que permaneció en el museo el tiempo que duró la bienal, se volvía visible a medida que oscurecía y dejaba de serlo con el amanecer. En tanto, un día antes de la inauguración de la muestra, organizamos un viaje desde el museo a la estación Tres Cuervos. Allí, durante las horas que van de la tarde a la noche, los visitantes citadinos se encontraron con aquel mismo tren, proyectado en este caso desde las ventanas del anden hacia las paredes interiores de la estación, pero también con amigos y vecinos que fueron llegando desde el pueblo y los campos aledaños para presenciar la “función”.

Intemperie - proyección 15may14 - 02.jpg

Puede que este intento de un cine frágil hayan servido, apenas, como una excusa para volver a pasar una tarde en el campo en compañía de extraños; puede que, a partir de su condición precaria y provisoria, oficie como un llamado de atención sobre ciertos dispositivos (la ventana, el cuadro, la pantalla) que del inmemorial pasado al presente inmediato han regulado nuestra experiencia visual del mundo; puede incluso que aliente en alguno la sospecha de que entre aquella estación de captación de cereales abandonada en pleno ramal privatizado y este museo estatal que ocupa la casa que mandó a construir un rico cerealista, se anuda (o desanuda) el lazo que une cada ideal de lo bello a la historia del reparto desigual de las riquezas… pero, para ser francos, de ninguna de estas cosas estamos para nada seguros.

Toia Bonino, Christian Delgado, Nicolás Testoni

2013-06-26 -  Intemperie - Estación Tres Cuervos 01.jpg